Cómo realizar la conciliación mágica